SOPHIE HANNAH

CHARLIE Y SIMON: TRAS LOS CASOS DE SOPHIE HANNAH

En todas mis novelas de suspense aparecen dos inspectores de policía: Charlie Zailer y Simon Waterhouse. Para mí son ya como dos viejos amigos. Me ayudan a resolver los complejos argumentos que invento y, a veces, hasta creo de verdad existen. Es algo extraño, pero como yo fui quien diseñó la manera de pensar y de actuar de ellos, siento que puedo confiar en el trabajo que hacen y en la forma en que me ayudan a desvelar cada nuevo misterio

CHARLIE (CHARLOTTE)

Zailer es la compañera de Simon. Es un poco mayor que él. Su temperamento es difícil, es una mujer obstinada, malhumorada y autoritaria, aunque tras esa fachada se esconde una mujer algo insegura y con poca confianza en sí misma. Es muy sensible, todo le afecta demasiado, pero intenta ocultarlo. Está enamorada de Simón, lo asedia constantemente y no soporta que él no le preste atención. Su promiscuidad es una manera de distraer la tención ante la indiferencia de Simon. Aunque siempre discute con su hermana, Olivia, ella es la única persona con la que tiene una relación cercana.

SIMON WATERHOUSE

tiene cuarenta y pocos años. Es muy inteligente y sensible, aunque también es un poco arrogante, sobre todo cuando ante la estupidez ajena toma consciencia de su inteligencia. Terco y decidido, cuando cree que algo es de una manera determinada, no cambia de parecer. Su forma de pensar es particular: es muy imaginativo. Sus ideas, en principio, pueden resultar descabelladas, pero a menudo le permiten llegar a la esencia de cualquier enigma y resolverlo sin problemas. Nunca ha tenido una relación seria con una mujer. De hecho, la proximidad física y emocional con cualquiera lo llena de temor. Visita a sus padres con frecuencia –viven muy cerca de su casa –y siente el deber de ser “un buen hijo”. Sin embargo, es un hombre que se siente asfixiado por sus padres, especialmente con su madre, una mujer tímida y neurótica que vives prácticamente aislada y le ha infundido a su hijo un miedo inconsciente hacia el mundo, algo que el detective intenta superar cada día. Un dato más: Simon odia a su jefe, el inspector Giles Proust.

Sophie Hannah