Ilustrado

EL HOMBRE QUE PLANTABA ÁRBOLES

JEAN GIONO

 Cuando pienso que un solo hombre, reducido a sus simples recursos físicos y morales, fue capaz de hacer surgir del desierto este país de Canaán, siento que pese a todo, la condición humana es admirable.

Epílogo de José Saramago