El gato que enseñaba a ser feliz


RACHEL WELLS

¿Quién puede resistirse al gato Alfie?

Es dulce, simpático y tiene la capacidad de hacerte feliz.
Una novela divertida, llena de ingenio y esperanza.

Edgar Road es una calle típica de Londres; un camino lleno de gente que habitualmente ni se saluda. Hasta que llega Alfi e, un gato precioso, una gran bola de pelo gris envuelta en un suave ronroneo que poco a poco, con su inteligencia, su astucia y su particular manera de vivir en el mundo, cambia la vida de la familia que lo acoge y, después, la de las personas que transitan en silencio por Edgar Road. Alfie tiene un don único, ya que es capaz de conocer los secretos mejor guardados. Solo así puede saber que Claire desea ser madre o que Alesky tiene serios problemas en la escuela. Él desea ayudarlos. Sin embargo, la llegada de unos nuevos vecinos altera la armonía del barrio y Alfie tiene que reaccionar inmediatamente.

 

 

«Una historia que ha llegado al corazón de los lectores y que ha sido recompensada con un éxito arrollador.» The Bookseller

 «¿Puede un gato cambiar tu vida? (…) Alfie es un claro ejemplo de ello.» La Huella Digital

«Es complicado no encariñarse con Alfie.» Pedro Zuazua, El País

«Una novela sobre el amor, la amistad y las relaciones personales tanto entre los seres humanos como entre los humanos y los animales.» Algunos Libros Buenos

«Entretenido, ágil, muy divertido y a la vez tierno y entrañable en el que predomina un mensaje de positivismo, de solidaridad, de franqueza y lealtad, de amor y amistad y de pasión por los animales.» El templo de la lectura

«Un mensaje lleno de positividad.» Adivina quién lee

SKU 9788417128197 Categoría

Autor/a

Traductor/a

Montse Triviño

Colección

Encuadernación

Cartoné con sobrecubierta

Fecha de publicación

09/02/2018

ISBN

9788417128197

ISBN eBook

9788417128388

Páginas

416

RACHEL WELLS

Rachel Wells es madre, escritora y amante de los gatos. Vive en Devon con su familia y sus mascotas y cree firmemente en la magia de los animales. Se crio en esa misma ciudad, pero cuando tenía veinte años se trasladó a Londres para trabajar en el sector del marketing. Allí convivió en un piso minúsculo con Albert, un viejo gato recogido en la calle. Siempre ha tenido gatos y siempre ha querido escribir, por lo que se siente muy feliz de haber podido compaginar, al fin, sus dos pasiones.

© 2021 Duomo ediciones. Todos los derechos reservados. Aviso legal, privacidad y cookies.

Privacy Preference Center